El agua, es, ha sido y será considerada como el  líquido vital. Con este importante recurso realizamos todas las actividades básicas como alimentarnos, hidratarnos y bañarnos. Desde el pasado mes de diciembre  empezó a cotizarse en el mercado de Wall Street, debido a su escasez y valía para la existencia de vida en el planeta Tierra.

La preocupante escasez del agua en todo el planeta se debe a la excesiva explotación para el consumo humano, uso en la industria y también debido al  cambio climático. Se espera que, en el caso de sequía o algún evento que ocasione la falta del líquido vital, el mercado de futuros permita acceder a este “preciado bien” natural con precios ya establecidos que impidan la quiebra de productores agrícolas e industriales, aunque existe especulación en los gobiernos mundiales ante la magnitud de la noticia.

Es por eso saber algunos puntos sobre lo que implica que el agua vaya a cotizar en Wall Street dentro de materias primas.

No es una medida para todo el mundo. El índice NQH20 sólo aplica para los precios del agua de uso industrial y agrícola en California Estados Unidos (el mercado de agua más grande del hemisferio norte), pues ahí se tiene un precio por unidad fluctuante, controlado y definido. 

¿Para qué sirve? Tener un futuro del precio del agua en California permite a los agricultores y a la industria hacer una previsión de los costos del agua hacia el futuro.

¿Por qué se establece? En el mundo existe una tendencia hacia la escasez, por ello es importante que se fijen costos para las industrias que tienen un alto consumo de agua en localidades donde se reporta mayor escasez. El índice NQH20 puede servir como referente para que otras regiones desarrollen índices, pero será necesario que existan lineamientos y políticas claras en cuanto al uso y acceso al agua. 

¿Hay un problema de agua en California? Sí. El centro de estudios PPIC Water Policy Center señala que existe un fenómeno de sequía en varias regiones de California desde 2016. “A través del estado, el promedio de uso de agua es aproximadamente 50% ambiental, 40% agrícola, y 10% urbano, aunque el porcentaje de uso de agua por sector varía dramáticamente a través de las regiones y entre años secos y lluviosos”, señala. Estas aguas están en su mayoría aisladas de las principales áreas agrícolas y urbanas y su designación de silvestre y panorámica la protege de un significativo desarrollo futuro. En años secos, la proporción de agua destinada al medio ambiente disminuye dramáticamente al disminuir las corrientes en ríos y arroyos. Durante las sequías, el estado también reduce el agua ambiental para reservar algunos suministros para granjas y ciudades.

El agua es el bien más preciado que tenemos, por eso desde Briggs, te invitamos a realizar conciencia sobre su importancia, por eso ahorra agua utilizando lo suficiente.

Leave a Reply