Tomar un baño de agua caliente es muy agradable y reconfortante, pero si le agregas al final un chorro de agua fría va a mejorar tu salud.

Primero te llena de energía , despierta tus sentidos y te da vitalidad luego a tu cabello lo vuelve más brillante y voluminoso, la piel la sentirás más tersa e iluminada. Por si fuera poco mejora la circulación sanguínea, lo que oxigena los músculos lo que evita la flacidez, promueve la quema de grasa, reduce el dolor, mejora la calidad de sueño, despeja el sentido de alerta, produce energía, incrementa los niveles saludables de testosterona en los hombres y alarga la vida de nuestras células.
También sentirás que tu digestión mejora y tus defensas estarán en mejores condiciones por que estimula la producción de glóbulos blancos.
Es importante que sigas este consejo si estas en buen estado de salud.
El agua fría debe comenzar a caer en dirección al corazón para mejorar la circulación.
La duración recomendable es entre 10 a 30 minutos.
Estudios demuestran que durante esta exposición nuestro cuerpo recibe lo que se llama estrés térmico, el cual extremadamente saludable porque activa el flujo sanguíneo.
Esta activación tiene varias etapas según la duración de la ducha o tiempo de exposición y según la temperatura, en el contacto inicial lo que sucede es que nuestro cuerpo reacciona enviando la sangre a todos lados irrigando rápidamente todo el organismo, lo que nos da esa sensación de energía. En este momento se produce una liberación de adrenalina, reacción de nuestro organismo al cambio de temperatura.
El baño es más que un lugar de higiene, este espacio te puede brindar salud, relajación es un espacio para encontrarte contigo mismo.
Mira todas nuestras duchas aquí https://www.briggs.com.ec/producto-categoria/griferia/por-usos-griferia/duchas/
Esperamos que te gusten nuestros consejos y disfrutes una vida más sana, que ahora tu ducha puede aportarte muchos beneficios para tu salud.